CENTRO DE INVESTIGACIÓN
 
NUESTRO EQUIPO
 
VIDEO
 
TEMA DEL MES
Análisis de composición corporal por Bioimpedancia
Leer Articulo Completo



Lea las respuestas a las preguntas más comunes sobre la artritis; si no encuentra lo que busca en ésta u otras secciones del sitio, escríbanos a fcons@osteomed.mx o llámenos al 52 (686) 553-41-21


¿Qué es la artritis?

El término artritis significa literalmente inflamación de las articulaciones (artr articulación, itis inflamación)
Existen más de 100 tipos diferentes de artritis y enfermedades asociadas, entre las que se incluyen enfermedades que afectan los huesos, los músculos, las articulaciones y los tejidos que las sostienen.
La artritis provoca dolor y rigidez.
La artritis puede afectar a personas de cualquier edad.
La artritis afecta a uno de cada seis estadounidenses.
Los signos de advertencia de la artritis pueden incluir dolor, hinchazón (a veces), rigidez o dificultad para mover una articulación. Debe consultar a su médico si presenta estos síntomas durante dos o más semanas.
Existen diversos tratamientos que permiten reducir el dolor y la rigidez.
La misión de la Clínica de Artritis y Osteoporosis consiste en mejorar la vida a través de la prevención, el control y la cura de la artritis y enfermedades asociadas.


¿Cuáles son los síntomas de la artritis?

Los síntomas o signos de advertencia de la artritis más comunes que se manifiestan en las articulaciones o en la zona que las rodean son cuatro. Si tiene alguno de estos síntomas, y especialmente si persisten durante más de dos semanas o un período más prolongado, es importante que consulte a un médico. Los síntomas son:
Dolor
Rigidez
Hinchazón (a veces)
Dificultad para mover una articulación
Otros tipos de síntomas pueden variar según los distintos tipos de artritis.
El diagnóstico y el tratamiento precoces pueden prevenir limitar el daño a las articulaciones afectadas por la artritis.


¿Cuáles son las causas de la artritis?

Dado que existen más de 100 tipos diferentes de artritis y enfermedades asociadas, probablemente existan diversas causas. Las causas de la mayoría de los tipos de artritis son desconocidas.

Es imposible prevenir ciertos factores que aumentan el riesgo de desarrollar artritis. Dichos factores incluyen:
Material genético que se hereda de los padres
Un defecto en el sistema inmunológico que normalmente protege al organismo contra la invasión de bacterias y virus.
En algunos casos, es posible que el sistema no responda de manera adecuada a la infección y, en cambio, ataque a los tejidos propios del cuerpo.

Otros factores que aumentan el riesgo de desarrollar artritis pueden incluir:
Un defecto en el cartílago o en la unión de las articulaciones.
Lesión o traumatismo en una articulación.
Una bacteria, un hongo o un virus que puede infectar las articulaciones.

Algunos factores que aumentan el riesgo de ciertos tipos de artritis se pueden modificar; éstos incluyen:

Obesidad
Las personas con exceso de peso presentan una mayor frecuencia de osteoartritis (OA), especialmente en las rodillas.
Los hombres con exceso de peso también están expuestos a un riesgo mayor de desarrollar gota.

Debilidad muscular
Los músculos débiles no sostienen a las articulaciones de manera adecuada.
Si los músculos que rodean a las articulaciones son fuertes - especialmente los de las rodillas - el riesgo de desgaste de la articulación es menor y se puede prevenir la lesión.

Movimientos repetitivos
Algunos movimientos que se realizan repetidamente durante un período de tiempo prolongado pueden dañar u ocasionar lesión en la articulación.


¿Existe cura para la artritis?

En algunos casos, cuando la artritis es causada por una infección, la enfermedad se puede curar al detener la infección. A continuación se mencionan las infecciones que pueden causar artritis:
Enfermedad de Lyme
Infecciones por Staphylococcus
Tuberculosis
Gonorrea
Actualmente, la mayoría de los tipos de artritis no se pueden curar, pero se pueden realizar tratamientos eficaces para reducir el dolor y la discapacidad.


¿Cómo se previene la artritis?

Se ha comprobado que se puede reducir el riesgo de contraer ciertos tipos de artritis o disminuir la discapacidad si ya padece de artritis:

Mantener un peso corporal adecuado o adelgazar, si se trata de una persona con exceso de peso, puede reducir el riesgo de desarrollar osteoartritis en las rodillas y, posiblemente, en las caderas. Lea nuestras páginas de dieta y nutrición

En el caso de los hombres, se debe evitar el aumento excesivo de peso durante los primeros años de la edad adulta para reducir el riesgo de desarrollar gota.

El tratamiento precoz de la infección de garganta causada por estreptococos ayuda a prevenir el desarrollo de fiebre reumática (una enfermedad que puede producirse como respuesta a la bacteria estreptocóccica).

Evitar las picaduras de garrapatas y recurrir al tratamiento precoz en caso de erupción cutánea puede reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad de Lyme.

Trate de impedir lesiones en las articulaciones y procure no realizar movimientos repetitivos que pudieran dañar u ocasionar lesión en las articulaciones.

Hable con su médico sobre suplementos vitamínicos y minerales. Poseer insuficientes niveles de vitamina D baja la cantidad de calcio que puede absorber el cuerpo. Esto, aunado a bajos niveles de calcio con la edad puede contribuir a la osteoporosis

Fortalezca los músculos que rodean las articulaciones, especialmente los de la rodilla; esto permite reducir el riesgo de desgaste de la articulación y prevenir lesiones. Haga ejercicio regularmente para fortalecer los músculos que rodean las articulaciones, además de ayudar a aumentar la densidad ósea. El ejercicio puede disminuir el desgaste de sus articulaciones, con lo cual puede prevenir lesiones y disminuir el riesgo de osteoartritis. Más aún, una mayor densidad ósea puede evitar la osteoporosis.

Si es mujer que ha pasado por la menopausia, consulte con su doctor sobre la terapia de reemplazo hormonal. Muchas mujeres pierden hueso durante los años alrededor de la menopausia, cuando sus ovarios dejan de producir estrógeno. Una de las funciones del estrógeno es ayudar a mantener el calcio en los huesos y conservar la masa ósea. Un bajo nivel de estrógeno es la causa principal de osteoporosis en mujeres después de la menopausia.

Evite fumar y limite su consumo de alcohol para ayudar a evitar la osteoporosis. Ambos hábitos debilitan la estructura ósea, con lo cual aumenta el riesgo de fracturas.


¿Qué médico debo de consultar?

Es posible que el médico que lo atiende habitualmente pueda diagnosticar y tratar muchos tipos comunes de artritis.

El médico que se especializa en el diagnóstico y el tratamiento de la artritis es el reumatólogo.

Los reumatólogos se especializan en el diagnóstico y el tratamiento de la artritis y las enfermedades que comprometen las articulaciones, los músculos y los huesos.

Los reumatólogos que se especializan en el tratamiento de niños con artritis y enfermedades relacionadas son reumatólogos pediatras.

Para ser reumatólogo certificado se debe completar una capacitación especializada y aprobar un examen especial.

Otros tipos de médicos y profesionales de la salud que pueden ayudar durante el tratamiento son:

Médico familiar de atención primaria
Cirujano ortopédico
Oftalmólogo (médico de la vista)
Ayudante médico
Fisioterapeuta / terapista ocupacional
Enfermeras

Es importante que trabaje con su médico y demás integrantes de su equipo de servicios de salud. Debe participar activamente en el cuidado de su artritis.


¿Qué es la inflamación?

La palabra inflamación deriva del latín inflammare, que significa encender fuego.
La inflamación es la respuesta del sistema inmunológico a invasores extraños tales como virus y bacterias.

Como respuesta a la infección o la lesión, diversas clases de glóbulos blancos se transportan por el torrente sanguíneo hasta el lugar de la infección y solicitan más glóbulos blancos. La inflamación suele ceder cuando la amenaza de infección o lesión desaparece. Por ejemplo, cuando una persona se corta o tiene gripe, la inflamación se usa para matar la bacteria o el virus que invade el cuerpo.


La inflamación puede producir:
Dolor
Enrojecimiento
Rigidez o pérdida de la movilidad
Hinchazón
Calor
En algunos tipos de artritis, como la artritis reumatoidea, el sistema inmunológico confunde a los tejidos propios del cuerpo con tejidos extraños y responde con la inflamación. La inflamación no se puede controlar, lo que trae como consecuencia un mayor daño de los tejidos. Sin el tratamiento adecuado, esto puede resultar en un ciclo destructivo de inflamación y daño. El daño causado por la inflamación puede cambiar los huesos y otros tejidos de las articulaciones al:
Afectar la forma de los mismos
Ocasionar dolor y dificultad al hacer movimientos


¿Se hereda la artritis?

Herencia son los factores genéticos que se heredan de los padres. La herencia juega un papel importante en algunos tipos de artritis pero no es el único factor desencadenante en la mayoría de los casos de tipos comunes de artritis y enfermedades relacionadas (incluyendo la osteoartritis y la artritis reumatoidea). Otros factores, tales como el estilo de vida y los acontecimientos que se suceden durante la misma, también pueden determinar el desarrollo o no de la artritis.
Los científicos han identificado algunos marcadores genéticos para ciertos tipos de artritis.
Los marcadores genéticos pueden indicar un mayor riesgo de desarrollar algunos tipos de artritis, lo cual no significa necesariamente que usted desarrollará la artritis.


¿Los cambios en el clima influyen mi artritis?

Las condiciones climáticas no son una causa de la artritis, pero pueden influir en cómo se siente el paciente. El clima no hace que la enfermedad mejore o empeore.
Algunos factores climáticos capaces de aumentar el dolor o la rigidez son: el clima frío, la humedad de la lluvia o la nieve, un descenso de la presión barométrica y un aumento de la humedad justo antes de una tormenta.
Algunas personas experimentan una mejoría en los síntomas de la artritis en zonas cálidas y secas.
Antes de mudarse a una zona de clima diferente, hable con su médico e intente realizar visitas cortas al lugar en las distintas estaciones del año para ver cómo se siente.


¿Cuál es la definición de €œepisodio agudo€ o €œperíodo de exacerbación?

Los términos €œepisodio agudo€ o €œperiodo de exacerbación€ (€œflare€ en inglés) se usan indistintamente para expresar el empeoramiento súbito del proceso patológico. Si tiene artritis, probablemente ha experimentado uno de estos episodios en alguna ocasión: su enfermedad parece estar controlada por un tiempo, pero repentinamente sus articulaciones le duelen y se le hinchan. Puede también presentar malestar generalizado y fatiga.

El origen de un episodio agudo varía dependiendo de la enfermedad en cuestión. En la artritis reumatoide, por ejemplo, un período de exacerbación puede estar relacionado a fluctuaciones naturales (aún por vislumbrar) en los procesos inmunológicos que conducen a la inflamación. Mientras que en la osteoartritis, pueden deberse a algún trauma local de la articulación.


En remisión ¿Se pueden suspender los medicamentos?

Si me encuentro en remisión de la enfermedad tomando metotrexato y Humira, junto con naproxeno y ácido fólico y he tenido muy poco dolor, hinchazón o rigidez matutina por al menos los últimos tres meses, ¿significa eso que mi artritis reumatoide está en remisión y que puedo suspender los medicamentos, o al menos las inyecciones temporalmente

Bien puede hallarse en remisión, pero no debe suspender los medicamentos inyectables. La combinación de inmunosupresores (metotrexato) y un agente biológico (Humira) puede resultar en el cese casi completo de los síntomas en un gran porcentaje de personas. Su magnífica respuesta con tan poco dolor en las articulaciones, ausencia de rigidez matutina o inflamación en los últimos tres meses podría clasificarse como una remisión €œclínica€.

Pero sin las inyecciones, la enfermedad probablemente retorne en 4 a 8 semanas tan intensa como antes de empezar a usar esos fármacos. Básicamente, si la enfermedad se vuelve más activa, habrá un mayor riesgo de daño articular. Ciertamente es comprensible su deseo de descontinuar los medicamentos o emplear menos, pero debe haber un equilibrio con la necesidad de de mantener la artritis reumatoide bajo control, para frenar el progreso de la enfermedad.

Una vez que se logra la remisión clínica, se puede tratar de disminuir la cantidad de medicamento al tiempo que continúa en remisión. Se puede intentar reducir primero su dosis de naproxeno, que es un AINE. Los pacientes en remisión clínica generalmente pueden suprimir su AINE; porque no detiene el avance de la artritis reumatoide, descontinuarlo no aumenta el riesgo de daño asociado con estas condiciones. Una vez eliminado el AINE, a veces puede bajarse la dosis de metotrexato, pero esta es una decisión personal que debe tomar con su reumatólogo. Es raro que un individuo pueda erradicar un agente biológico y mantener la remisión clínica.


¿Puede haber remisión permanente de artritis reumatoide?

La respuesta corta es Sí, la Artritis Reumatoide puede entrar en remisión o ausencia de síntomas evidentes. No hay una definición ampliamente aceptada o comprensión de lo que significa remisión exactamente. ¿Es la remisión sin medicamentos, donde la enfermedad desaparece completamente y no requiere de más fármacos o tratamientos; o la remisión con medicamentos donde los síntomas se han eliminado completa o virtualmente bajo el tratamiento

Como resultado, no está enteramente claro con qué frecuencia esto ocurre en realidad, pero una buena idea sería que de un 10 a 20 de los individuos con Artritis Reumatoide alcanzan una remisión total o parcial durante el curso de su enfermedad.

Existe la creencia general de que hay mucha mayor probabilidad de remisión si la Artritis Reumatoide se diagnostica y trata tan pronto como sea posible con medicamentos modificadores de la enfermedad (ver sección medicamentos. Además el número de personas que lograron la remisión parece haber aumentado a partir de la introducción de fármacos efectivos modificadores de la enfermedad y agentes biológicos.


¿Qué son estos nódulos que salen en las manos?

Quistes, Nódulos, Osteofitos

Una manifestación más o menos común de la osteoartritis es el desarrollo de protuberancias óseas o nódulos en las articulaciones de los dedos. Las protuberancias que ocurren en las articulaciones distales de los dedos se conocen como nódulos de Heberden, mientras que las protuberancias que se presentan en las articulaciones medias de los dedos se llaman nódulos de Bouchard. Cualquiera de ellos puede resultar de una lesión a un dedo, pero usualmente ocurren sin lesión previa. Aparecen más a menudo en mujeres, empezando generalmente entre los cuarenta y los sesenta años de edad. Generalmente suceden en familias, lo que indica una tendencia hereditaria a desarrollarlos.

Los nódulos de Heberden o Bouchard habitualmente aparecen primero en un dedo y luego se pueden presentar en otros. Algunas personas notan enrojecimiento súbito, hinchazón, dolor y sensibilidad en las articulaciones afectadas, mientras que en otras, las protuberancias aparecen gradualmente, con poco o nada de dolor. Las yemas de los dedos pueden percibirse con entumecimiento y hormigueo, y en algunas personas los nódulos pueden hacerles sentir torpes cuando usan las manos. Aunque los nódulos duelan, la mayoría de las personas mantiene el uso de sus manos, y muchos de quienes presentan nódulos nunca tienen problemas serios en otras articulaciones.

El tratamiento de los nódulos de Heberden o Bouchard incluyen ejercicios de amplitud de movimiento en agua caliente para controlar el dolor durante los mismos y para mantener las articulaciones tan flexibles como sea posible, usando tablillas intermitentemente para prevenir deformidad y analgésicos ó anti-inflamatorios no esteroideos (AINEs) para calmar el dolor y la inflamación. Ocasionalmente se puede requerir una inyección de corticosteroides en articulaciones gravemente afectadas, para aliviar el dolor y aumentar el rango de movimiento. Raramente, cuando la OA está avanzada y no son efectivos otros tratamientos, la articulación pudiera tener que reconstruirse o fusionarse quirúrgicamente.

Vísceras, los nódulos se localizan típicamente en puntos de presión, tales como en la superficie extensora del brazo, el tendón de Aquiles, el área isquiática, en las superficies flexoras de los dedos. Estas lesiones pueden desarrollarse gradual o abruptamente y están asociadas generalmente con algunos síntomas de inflamación. La biopsia del nódulo puede ser necesaria si el diagnóstico es incierto. Con el tiempo, los nódulos reumatoides a menudo desaparecen o involucionan. El metotrexato puede aumentar o acelerar el desarrollo de nódulos reumatoides.

Los nódulos reumatoides se tratan como componentes del cuadro inflamatorio general. Raramente hay necesidad de remoción quirúrgica debida a dolor severo o infección.


¿El ayuno puede provocarme gota?

Sí, ayunar puede causar gota si el ayuno le deshidrata, con lo cual su nivel de ácido úrico en sangre aumenta. De hecho, el incremento de ácido úrico en la sangre es un factor fundamental para determinar el riesgo de un ataque de gota.

La gota es un tipo de artritis que afecta principalmente a hombres de edad madura y que se asocia con obesidad, consumo de alcohol, hipertensión, problemas renales y uso de diuréticos. Un episodio agudo de gota ocurre cuando se acumulan cristales de ácido úrico en la articulación, lo cual desata la inflamación y un dolor intenso en la misma. Si la enfermedad no se trata eficazmente, la inflamación puede hacerle sentir ardor en varias articulaciones y a la larga, producir daño articular.